El Parque Nacional de los Picos de Europa

Altas cumbres y profundos valles es lo que te ofrece el Parque Nacional de los Picos de Europa para estar en contacto y disfrutar de la naturaleza.

El Parque Nacional de los Picos de Europa, con una extensión de 646 km2, es uno de los parajes más bellos del norte de la península Ibérica. Su enclave privilegiado en la cornisa Cantábrica se extiende por el oriente asturiano.

A lo largo de los siglos la acción de la naturaleza a través de plegamientos alpinos, glaciares, ríos… ha ido creando, esculpiendo y más tarde modelando lo que hoy conocemos como el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Los paisajes duros, desnudos y majestuosos de sus cumbres te invitan a elevar la vista, a dejarla perder. Con aristas recortadas contra el cielo donde poder observar a los rebecos en lugares que harán que te preguntes ¿Cómo han llegado allí y cómo van a bajar de allí?

Y esa sensación de libertad, de sosiego, de humildad, que invade ante los espacios libres, ante la constatación de las colosales fuerzas de la naturaleza capaces de crear tales paisajes. Gigantescos anfiteatros de roca viva donde el graznido del cuervo viaja, rebota y perdura en el eco y donde el silencio se puede escuchar.

En los bosques que pueblan las partes bajas del parque abundan los hayedos y robledales además de algunos encinares, con árboles centenarios de troncos rugosos y un perímetro inabarcable por menos de tres personas. El olor de la tierra, mezcla de humedad y hojarasca, te inunda cuando caminas entre sus bosques acompañado por los sonidos de la naturaleza, el lejano rumor del río, o el de las hojas mecidas por el viento, que se deslizan en tu interior sin que te des cuenta.

Parque Nacional de los Picos de Europa ©Turismo Asturias/Aurelio Rodríguez

Paisajes que evolucionan desde los verdes prados al borde del mar hasta llegar a los picos nevados. La naturaleza tiene las herramientas para esculpir y el tiempo a su favor para hacerlo, creando lugares antagónicos pero igualmente bellos como pueden ser el Picu Urriellu y el desfiladero del Cares. Espacios donde vivir y disfrutar de la naturaleza, del contacto directo con ella a través de los paseos, el montañismo, y de la observación de la flora y fauna.

El Parque Nacional de los Picos de Europa posee todas las experiencias y aventuras que buscan los amantes de la naturaleza, lleno como está de entornos preciosos y prístinos donde poder sentir y disfrutar.

Pregunta a nuestros casoneros por las visitas, rutas, y planes en lo Picos que mejor se adapten a tus necesidades. Más información en la página de Turismo Asturias.